¿Qué es una entidad patrimonial?

¿Qué es una entidad patrimonial?

El concepto de entidad patrimonial viene definido en el artículo 5.2 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades:

2. A los efectos de lo previsto en esta Ley, se entenderá por entidad patrimonial y que, por tanto, no realiza una actividad económica, aquella en la que más de la mitad de su activo esté constituido por valores o no esté afecto, en los términos del apartado anterior, a una actividad económica.

De la lectura de dicho precepto, podemos concluir que: una entidad patrimonial será aquella que no realiza una actividad económica.

¿Y qué es una “actividad económica”?

En el artículo 5.1 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades se recoge que se entenderá por actividad económica la ordenación por cuenta propia de los medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.

Asimismo, se establece una especialidad para el caso de que nuestra actividad sea el arrendamiento de inmuebles, especificando que se entenderá que existe actividad económica, únicamente cuando para su ordenación se utilice, al menos, una persona empleada con contrato laboral y jornada completa.

Sobre el concepto de actividad económica y el arrendamiento de vivienda, los comentaremos de manera más extensa en otra entrada del blog.

No obstante, existe una presunción de no realización de una actividad económica cuando la mitad del activo está constituido por valores o no está afecto a una actividad económica.

En otras palabras, deberemos de pasar un “test de activos” para saber si nuestra entidad tiene la consideración de patrimonial o no.

A la hora de saber qué activos son “buenos” y que activos son “malos”, os recomendamos que nos consultéis ya que existen multitud de particularidades.

¿Por qué es relevante saber si nuestra sociedad es una “entidad patrimonial”?

Las entidades patrimoniales, a diferencia de las que realizan una actividad económica, entre otras particularidades, NO PUEDEN:

  1. Aplicar el tipo reducido del 15% para entidades de nueva creación.
  2. Aplicar los incentivos para Empresas de Reducida Dimensión (ERD).
  3. Aplicar el Régimen Especial de Entidades Dedicadas al Arrendamiento de Vivienda (EDAV).
  4. Si se adquiere/transmite una entidad patrimonial, es posible que no puedas aprovechar sus Bases Imponibles Negativas (BINs).
  5. Si vendemos la entidad patrimonial, no podremos aplicar la exención del artículo 21 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades.

Como se puede observar, la consideración como “entidad patrimonial” de nuestra sociedad puede tener efectos negativos muy relevantes. Por ello, os recomendamos que, con relativa frecuencia, analicéis la situación de vuestra sociedad.