Préstamo entre particulares. Tributación.

El préstamo entre particulares es una figura ampliamente conocida en el día a día. Este tipo de contrato viene regulado en los artículos 1.740 a 1.757 del Código Civil y no deja de ser lo exactamente recogido en dicho artículo:

Por el contrato de préstamo, una de las partes entrega a la otra, o alguna cosa no fungible para que use de ella por cierto tiempo y se la devuelva, en cuyo caso se llama comodato, o dinero u otra cosa fungible, con condición de devolver otro tanto de la misma especie y calidad, en cuyo caso conserva simplemente el nombre de préstamo.

El comodato es esencialmente gratuito.

El simple préstamo puede ser gratuito o con pacto de pagar interés.

Del precepto anterior, podemos extraer dos conclusiones a las preguntas más frecuentes: el préstamo HAY que devolverlo y PUEDE ser SIN intereses.

En lo que respecta a la fiscalidad aplicable, conviene destacar que, al ser una operación ente particulares, estará sujeto al concepto de transmisiones patrimoniales onerosas (TPO), conforme a lo dispuesto en el artículo 7.1.B) y 5 del TRLITPAJD, pero exento de dicha modalidad en virtud de la exención establecida en el artículo 45.I.B)15 del mismo texto legal. Es decir, por suscribir un contrato de préstamo entre particulares NO se pagan impuestos.

No obstante, que estemos exentos de TPO, no nos exime de presentar la correspondiente declaración del Impuesto.

Con respecto a este último punto, recordad que deberemos presentar la declaración en el plazo establecido por la CCAA correspondiente que, normalmente, será a los 30 días – 1 mes desde la suscripción del préstamo. Asimismo, quien vendrá obligado a presentar el correspondiente modelo 600 será el prestatario (quien recibe el dinero). La base imponible será el importe del préstamo.

En lo que respecta al IRPF, si hablamos de un préstamo entre particulares sin intereses, no supondrá un supuesto de obtención de renta por parte del prestamista (por los intereses que no hay) ni por parte del prestatario (por el importe que recibe en préstamo). En este sentido, es muy importante que se establezca explícitamente el carácter gratuito del préstamo.